Actualidad

Actualidad

← Otras entradas

Vamos a la playa, pero seguros

Con la llegada del verano llega también la temporada de playa y baño. Desde el CAP Barceloneta os hacemos llegar las siguientes recomendaciones para poder disfrutar de un verano seguro.

  • Ir a playas vigiladas, consultar los carteles informativos y localizar al personal de vigilancia.
  • Es importante consultar el estado de la bandera antes de meterse en el agua.
  • Bañarse en zonas habilitadas y hacer caso del socorrista.
  • No os bañéis si os encontráis mal o estáis cansados.
  • No entrar de golpe en el agua la primera vez que os bañáis, después de comer, de haber tomado mucho rato el sol o de haber hecho ejercicio físico intenso.
  • Evitar pasar demasiado rato al sol. Extremar la precaución entre las 11 y las 16 horas. Utilizar protección solar y evitar la exposición directa al sol de los infantes de menos de 6 meses.
  • No os tiréis de cabeza si no sabéis la profundidad o si hay rocas.
  • Respetar la zona acotada para deportes náuticos.
  • Si veis a alguien con problemas en el agua, avisar al socorrista o llamar al 112. No os lancéis a rescatarlo si no sois expertos en rescate.

Medusas

Su presencia en las playas puede ocasionar molestias como consecuencia de las picadas que pueden ocasionar a los bañistas.

¿Cómo prevenimos las picadas?
Lo mejor es proteger la piel del contacto con las medusas. Las cremas solares, los bañadores que cubren el máximo de superficie corporal y otras ropas, como las camisetas, son medidas que nos protegen del contacto con los tentáculos de las medusas.

Qué hay que hacer tras una picada de medusa

Si se produce la picada, la sensación es muy similar a la del dolor causado por una quemadura. Se inicia una erupción en la piel que puede reaparecer diversas veces (durante semanas o meses). Habitualmente, la reacción local desaparee a los pocos días, aunque en algunos casos el dolor perdura durante semanas.

Una vez se ha producido la picada hay que:

  • Salir del agua.
  • No rascarse ni frotar la zona afectada con toallas u otras ropas.
  • Retirar de la piel (con pinzas o guantes) los restos de tentáculos, si son visibles.
  • Lavar la herida con agua salada. Nunca utilizar agua dulce, ya que activa las células y aumenta la cantidad de toxina inyectada.
  • Llenar una bolsa de plástico con hielo y aplicarlo cuanto antes mejor, durante 5 minutos, sobre la zona de la picada (nunca se ha de poner el hielo directamente sobre la piel). Si el escozor no cesa, se puede aplicar frio otra vez, durante 5 minutos más.
  • Para evitar la infección de la herida, se aconseja la aplicación sobre la piel de un antiséptico (alcohol iodado) 3-4 veces al día, durante 48-76 horas.
  • Estas medidas se han de aplicar cuanto antes mejor. Si las molestias persisten o generan temblores, nauseas, mareos o dolor intenso, hará falta acudir a un centro sanitario.

Mosquitos

El verano es también la estación del año cuando los mosquitos están más activos. Las picadas de mosquitos se producen por diferentes factores: ambientales (temperatura, estación del año...) o personales (substancias químicas que desprende el sudor, cantidad de carbono del aliento, temperatura corporal...)

Las reacciones de las personas a les picadas pueden ser muy diferentes. El cuerpo puede reaccionar a la saliva del mosquito de manera alérgica o no. Es decir, un mismo insecto puede provocar reacciones alérgicas en una persona y en otra no.

Una vez nos han picado hemos de lavarnos la zona con agua y jabón y tenemos que hacer lo posible para que no nos moleste la picada, por tanto, se recomienda aplicar productos que disminuyan el picor y tengan un efecto balsámico en la piel.

Pero lo más recomendable es todo aquello que se puede hacer para evitar las picadas, la PREVENCIÓN:

  • En las terrazas no dejar agua estancada, ni siquiera en los tiestos de las plantas. Tampoco se han de dejar ceniceros con agua. Pensar que las larvas son futuros mosquitos.
  • En el interior de las viviendas, se pueden proteger con cortinas de red, las ventanas y otras oberturas, y utilizar productos que se conectan a la corriente u otros que repelen los insectos.
  • También se pueden aplicar cremas y líquidos en la piel que tienen efecto de repelente de insectos, algunos, incluso, tienen protección solar, de manera que estamos haciendo prevención de dos situaciones diferentes a la vez. Hay que seguir con cuidado las instrucciones de uso de estos productos.

Si hemos estado de vacaciones en algún lugar donde no solo hay mosquitos si no otros insectos que piquen, habrá que hacer una vigilancia más próxima y siempre que las picadas sean "desmedidas" tendrá que verlas algún sanitario, ya sea médico o enfermero.